Buscar 

Sala de prensa · Noticias

Presentación poemario: "Los espejos de la ceniza"

Ignacio Martínez-Castignani · 24/03/2014

Los espejos de la ceniza oculta un gran secreto. Nada en este poemario, considerado como un todo en sí mismo, es gratuito. Sus intensos y desestructurados versos, su enigmático prólogo, sus intencionadas citas y una clara y contundente arquitectura creativa persiguen, sin duda, un fin: que el lector que, curioso, tiene este libro entre sus manos sienta, sueñe y se transforme para poder, tras una atenta lectura y búsqueda, desvelarlo.

Nacido en Barcelona, Ignacio Martínez-Castignani ha dado a conocer su obra en numerosas publicaci- ones en España y en el extranjero, siendo coeditor y coordinador en Bruselas y Amberes de la colección de poesía española contemporánea El Jardín de la Musas / Der Tuin der Muzen / Le Jardin de Muses, publicada por las editoriales Uitgeverij P y Le Taillis Pré, y coor- dinador en Rio de Janeiro de la Colección de Poesía Hispanoamericana publicada por Mobile Editorial. Ha vivido en Italia, Inglaterra, Bélgica y Francia. En la actualidad reside en Brasil y desempeña el cargo de Director del Instituto Cervantes en Belo Horizonte y Cónsul de España para temas de Educación y Cultura en el Estado de Minas Gerais (Embajada de España en Brasil).

 

Carlos Edmundo de Ory, uno de los poetas más relevantes de la literatura española del siglo XX, afirma del autor de Los espejos de la ceniza: «No es un Narciso que se mira al limpio espejo vertical frente a sus ojos. Él no se contempla ahí. Es que está hablando consigo mismo, cara a cara, como si se hubiera des- doblado. Ahí sentado largo rato sin moverse, monologa dando cuerda a la mente. Y la mente canta. Todo lo que escribe, los versos que escribe, son copia exacta del camino mental que emprende bajo la musical melancolía». Y es que el «el libro entero es una ceremonia de exorcismo. Todo en su espacio abismático es geométrico, una matemática de la desazón. Aunque la lírica es cosa seria y elimina la vis comica, en sus versos se oye una lejana carcajada. Aquí hay un humor trágico. Esta oratoria patética rezuma ironía, diabolismo, magia negra, ritual de angustia». Y añade De Ory: «No juega a poeta, sino que demuestra ser un poeta inicial en solitario. Poeta absoluto, se diría, gracias a sus desgarros existenciales. En los ahogos aunados de la poesía y la música se toca la llaga. Ha estado cantando las Ruinas del Amor».

 
2 de abril del 2014, 19h
La Central del Raval (Calle Elisabets n.6)
Mapa: http://goo.gl/6JmG7r